viernes, 14 de julio de 2017

RESETEO

Hoy es 14 de julio de 2017 iba a hacer una entrada a modo de resumen y cuando entro en el blog, tras tener que hacer memoria para la clave,veo que ya tenía el comienzo de una entrada a medias guardada como borrador. Copio literalmente lo que había escrito y ya luego sigo. "Uff, el tiempo vuela. La última entrada es del 20 de septiempre diciendo que ya pondría los kilómetros entrenados y nada. Antes yo cada vez que corría apuntaba los kilómetros, tiempo y sensaciones en la hoja de cálculo y era más fácil luego pasar eso al blog. Desde que dejé de apuntar los datos y dejar esa tarea al Strava ya no tenía mucho sentido tampoco pasarlos a este blog, ya que este blog no deja de ser un blog personal, abierto al público, pero personal y realmente tenía la información a un golpe de Strava. En septiembre de 2016 empecé a correr tras la parada que me pedía el cuerpo una vez hecha la 101 y tocaba hacer entrenos enfocados primero a coger la forma de nuevo y después enfocados a la ultra que tenía el 3 de marzo de 2017. Debido a que ejercer la paternidad cansa, me costaba mucho completar los 3 días semanales y muchas semanas eran dos días: un trote entre semana y la tirada larga con el grupo el fin de semana. Hice el ultra y el ultra me puso en mi sitio, que fue fuera de carrera por no llegar a un corte de tiempo y totalmente frito. Tras el ultra me he pasado un mes sin correr, he hecho natación, pesas y varias activides de cardio pero nada de correr, y tras ese parón empiezo de nuevo a trotar. Espero ser capaz de esta vez poner aquí los avances ya que por primera vez me voy a ceñir a un plan de correr enfocado a hace una carrera de menos de 10 km y no un ultra, la idea es conseguir hacer los 10 km en menos de 50 minutos, lo escribo y me da hasta risa pensar en estar 10 kilómetros aguantando un ritmo por debajo de 5 minutos el kilómetro cuando a día de hoy me cuesta bajar de 6 minutos. Me he dado un plazo de 8 semanas. Es una forma de motivarme, de buscar ese hueco aunque esté cansado y de hacer algo distinto." Bien, en esa última entrada que no publiqué ya daba una idea de como había sido mi año. Ahí contaba que me iba a centrar en las carreras cortas poniéndome un plan de entreno de 8 semanas. Al final cosa fué por otro lado. Me comentó un amigo que quedaban plazas para el SherryMaratón que era un maratón que se haría aquí en Jerez entre los viñedos el 30 de abril. Como ya se me había pasado el agotamiento mental que tenía desde la ultra pues me animé y pagué la inscripción sin saber si iba a poder entrenar. Con apenas dos entrenos me planté en la salida de la SherryMaratón para así quitarme la espinita de hacer un maratón con 42 años. Al final, el maratón no fue tal porque fueron 45 kilómetros y al ser entre viñedos aquello era más un ultra que una maratón, la carrera en sí fue muy bonita yo por mi parte a los 42,2 kilómetros miré el reloj y llevaba 5h 30minutos por lo que esa sería mi marca actual, y única, en una maratón. Al llegar al kilómetro 43 me puse a andar ya que no me apetecía sufrir más de la cuenta ya que esta carrera me la había tomado como una maratón y como tampoco sabía muy bien cuanto de más habían puesto, decidí no sufrir y poner a paso rápido hasta meta que al final era a los 45 kilómetros. Tras esta carrera,tenía la que iba a hacer con el grupo AborigenTrailrun al que pertenezco. Era la CxM Alpandeire el 28 de mayo, una carrera que aunque corta, 22kms, era técnica y con un desnivel acumulado importante. Aquí estaba claro que no podía hacer lo que había hecho en el Sherrymaratón de ir sin entrenar y como aún quedaban semanas pues aquí si haría ese plan que en principio iba a ser para las populares. Llevo bastantes años con problemas de cervicales, que dieron la cara en mi primera 101, pero siempre era algo soportable salvo algún día puntual. Pues bien, entrenando para la CxM Alpandeire el dolor se volvió intenso, con el cuello casi inmóvil y con los entrenos iba a más el dolor de hombro derecho. La semana antes de la carrera esa "tortícolis" me estaba provocando unos dolores de cabeza muy intensos. Mientras iba en el coche dirección a Alpandeire para la carrera les comentaba a mis amigos que además de no haber entrenado como pensaba en las semanas anteriores, estaba muy tocado. Ya en el pueblo me tomé un ibuprofeno desayunando y llegamos a la conclusión que saldría con ellos y según viera como me notaba me retiraba y punto. Al final pude acabar la prueba. Bueno, tras Alpandeire se me juntó varios compromisos personales, a los que ya tenía por ser padre ejerciente de padre, y el dolor del hombro aumentó. Por lo que podría decir que mi etapa de corredor se paró ahí el día 28 de abril tras acabar la CxM Alpandeire. Tras esa carrera solo he salido a correr dos veces una el 24 de junio y otra el 2 de julio. Tras varias visitas al fisio, y dinero, el dolor de los hombros y cuello ha empezado a remitir, han sido dos meses muy duros por el dolor y por los compromisos, así que no he tenido remordimientos por no poder entrenar. La siguiente carrera es también un trail duro y exigente en Villaluenga a finales de agosto y todo apunta a que llegaré a la salida con los pocos kilómetros que pueda hacer en agosto. Listo, con esto acaba el resumen de lo que ha sido mi vida runeril en estos meses. Espero que en septiembre tenga más coas que contar.

martes, 20 de septiembre de 2016

Recapacitando

Desde marzo no actualizo el blog con los entrenos, pero es que de marzo he hecho poco y mal. Estoy esperando a tener un hueco para hacerlo pero es que muchos entrenos están todavía en el móvil sin pasar a la hoja de cálculo y muchos "entrenos" ni eso ya que julio, agosto y septiembre me he dedicado a hacer la transición a las chanclas y he hecho muchos "entrenos" que surgían al ir, por ejemplo, al tirar la basura. Tiraba la basura y en la cuesta donde está el contenedor me hacía de 2 a 5  subidas con las chanclas (de 800 metros a 2 kms). Agosto ha sido solo y exclusivamente de reposo salvo esos "entrenos" que ni siquiera valía la pena encender el móvil. Ojo, la transición a las chanclas es por mejorar técnica yo sigo y seguiré corriendo en zapatillas, salvo unos kilómetros al mes que seguiré con el tema chanclas pero como apoyo a la técnica de carrera.

Esta entrada realmente la escribo como nota mental para cuando en febrero de 2017 me pregunte por qué no estoy apuntado al Maratón de Sevilla tener aquí la respuesta.

El precio de la inscripción de la Maratón de Sevilla va por tramos de fecha, si lo hubiese decidido antes podría haberlo hecho por 35 euros y a día de hoy son 50 euros mas 5 euros de seguro. Hoy he estado en la pestaña de inscripción y con el botón del ratón para darle a pagar y he pensado ¿Realmente necesito pagar 55 euros por correr la Maratón de Sevilla?

Pongamonos en situación. Este año he cumplido 42 años y desde que empecé a correr hace unos dos años tenía claro que el año de los 42 haría el maratón por eso de la gracia de 42 años 42 kilómetros. Cuando el precio estaba por 35 euros, por abril, yo estaba en pleno bajón de kilómetros y no me veía para pensar en maratón, mi pensamiento estaba en hacer y acabar dignamente los 101. Como mi cumpleaños es el 11 de septiembre y el cole de las niñas empezaba el 12 decidí no empezar "mi temporada de entrenos" hasta el 13 de septiempre por lo que a día de hoy llevo en mis piernas una semana de entrenos y hasta hoy no he visto claro eso de mirar la inscripción de la maratón, lo que me serviría como acicate para empezar un plan de entreno en serio. En esas estaba cuando justo al darle al botón me surgió esa pregunta: ¿Realmente necesito pagar 55 euros por correr la Maratón de Sevilla? Ojo que no me pregunto si "realmente quiero" porque querer correrla, claro que quiero correrla. La cosa es si realmente necesito pagar 55 euros, desplazarme a Sevilla, ponerme el dorsal, la medalla de finisher...¿necesito eso? ¿O quizás lo que necesite sea construir esos cimientos y empezar poco a poco de nuevo?

La respuesta que me he dado es simple: lo que yo necesito es empezar de cero, ya que 2016 ha sido un año enfocado a la Ultra de Bandolero y a la 101 y en el que además por motivos personales he ido de capa caida en esto de los entrenos. Lo que necesito ponerme como objetivo de 2017 es mejorar mis tiempos en populares y sobre todo en media maratón (1h 52min). En definitiva, lo que menos necesito es hacer el Maratón de Sevilla (aunque lo desee), además no hay que olvidar que este 2017 tengo una ultra pendiente por hacer, con el gasto de dinero que supone y con el tiempo que le quitará a mi familia.

Puede parecer incongruente, casi incompatible, decir que este año quiero empezar la casa por los cimientos entrenando populares y media antes de dar el salto al maratón y por otro lado decir que tengo una ultra pendiente. Pero todo el que, de verdad, me conozca sabe que esa ultra la tengo que hacer. Este año 2016 creo que habré hecho 7 ultras, lo digo a bote pronto, y el año que viene solo tengo esa pendiente. Evidentemente algo más caerá a lo largo del 2017 ya que alguna de las que he hecho este año y me han gustado mucho intentaré repetir, pero solo hay una ultra objetivo, el resto ya se verá.

Pues ya está, aún queda 2016 y ya me pondré al día de colgar entrenos ya que yo mismo los miro luego por aquí, y queda tiempo para volver a coger el tono que lo tengo perdido, pero que el Maratón de Sevilla lo aplazo al 2018, si sigo corriendo porque para morirse solo hay que estar vivo, este 2017 me quedo con mi ultra y mi carreras de hasta 21 kms.

lunes, 16 de mayo de 2016

Reto de Los 101 km La Legión 2016 conseguido

Tras el sufrimiento que pasé  para acabar la prueba el año pasado (aquí la crónica) tenía claro que este año volvería a hacer los 101 y enfoqué este 2016 hacía ese propósito. El que llegue a está página buscando una crónica le dejo la del 2015 ya que este año, por ahora, no tengo ganas de hacerla. 

Al final han sido 21h 05 minutos las que he tardado y se ha cumplido el principal objetivo que me marqué que era acabar la prueba bien físicamente. Pero de nuevo, por segundo año, queda pendiente la marca ya que yo aspiraba a hacer sub20 horas. Ese objetivo de hacer sub20 horas no lo voy a intentar el año que viene, ya que el acuerdo al que he llegado con mi mujer es hacer una sola ultra más este año, que sería el Homenaje a la Guardia Civil, y en el año 2017 solo tengo permiso para hacer de nuevo el Ultra Trail Sierra del Bandolero(UTSB).

Esta entrada es solo para informar de que se ha conseguido, ya más adelante haré una entrada con alguna foto.

En resumen, se acabó la 101 me he quitado la espinita de hacerla acabando entero y en 2017 intentaré hacer lo propio con la UTSB aunque, para ser realistas, puede ser que la aplace unos años ya que me gustaría hacerla con una muy buena base que no creo que sea capaz de conseguir de aquí al año que viene. 

Ahora toca empezar de cero, empezar a prepararme físicamente para hacer sub50 en los 10 km y 1h 45 minutos en media. La etapa de ultras se acaba, salvo la del homenaje a la guardia civil y bandolero, y toca construir la casa por los cimientos. Ya más adelante se volverá con el tema de las ultras, ahora toca hacer las dos para las que tengo autorización y aparcar el tema unos años.


jueves, 28 de abril de 2016

Resumen breve de febrero y marzo

Ya estamos a finales de abril y no tenía puesto ni los kilómetros de febrero ni de marzo, los pongo junto a los de enero  sacados de la hoja de cálculo.


enero febrero marzo

km tipo km tipo km tipo

7 CC Suave 7,5 Cuestas 5 CC Suave

7,5 CC Suave 8,5 Cuestas 10 CC Rápida

7,7 Cuestas 10,4 Cuestas 11,2 CC Suave

11 CC Suave 12,9 Tirada Larga 16 CC

12,5 Tirada Larga 14 Cuestas 21,9 Tirada Larga

12,7 Tirada Larga 16 Cuestas 31 Tirada Larga

13 Cuestas 16,1 Carrera Trail 40,3 Tirada Larga

13,1 Cuestas 30 Carrera Trail 65 Carrera Trail

41 Carrera Trail



Km Mes 125,5
115,4
200,4
Salidas Mes
9
8
8


Mi plan en diciembre era llegar a las 12 salidas por mes, pero en enero se torció la cosa y el correr pasó a un plano secundario, ojo secundario en cuanto a poder salir a entrenar porque en las carreras ya estaba inscrito y tenía claro que iba a ir a ellas.

Febrero

Febrero fue un mes muy difícil, saqué tiempo como pude para hacer algunas salidas y como tenía presente que a primeros de marzo era la Ultra, pues cada salida era de cuestas para así, al menos, hacer algo más ya que no estaba ni para meter mucha intensidad ni mucho kilometraje. El mejor ejemplo de lo que pasé en febrero es la "tirada larga" de 12,9 km. Le puse "tirada larga" porque tocaba la tirada del domingo, había puesto el despertador a las 6:30 pero mi cabeza no estaba fina, al final salí de casa a las 8 y comprobé que fina no estaba ni la cabeza, ni mis piernas, ni mis pulmones. Una tirada que en teoría iba a ser de 35 km se convirtió en una de 12,9 km y pidiendo la hora ya que desde el kilómetro 2 solo pensaba en volverme a casa.

En febrero hice dos carreras trail de 16,1 y 30 km, esta última era de la Liga Rondeña (LRU) y en la que conseguí los puntos necesarios para entrar en la 101 (si, he entrado en los 101 a través de la liga). Esta carrera de 30 km me dió alguna esperanza de poder acabar la Ultra a pesar del pinchazo de kilómetros del mes de enero y febrero, aunque más que pinchazo de kilómetros había sido pinchazo de planificación que se había trastocado totalmente por motivos personales.

Marzo

LLegó marzo y con él la Ultra Trail Sierra del Bandolero (UTSB) donde abandoné en el kilómetro 65 a las 9:30h tras quince horas y media de carrera, ya he hablado largo y tendido sobre este tema así que seré breve: no la hubiese acabado pero me equivoqué al elegir el kilómetro de la retirada, es decir, debería haber seguido hasta el siguiente avituallamiento de Benaoján en el kilómetro 80 y así habría "calmado" mi conciencia y al retirarme en ese kilómetro también habría protegido mi rodilla. Realmente debería haber seguido hasta las 22:00 h que era el siguiente corte...

Tras la ultra, marzo ha sido el mes de las visitas al fisio, por eso en este mes no ha habido ni cuestas, ni tempos, solo tiradas largas y carrera continua. Al día siguiente de la ultra pedí cita con el fisio, ya que en carrera noté demasiado dolor en la rodilla izquierda y ya uno sabe distinguir dolor "normal" de dolor de "ojo para que esto puede ser algo serio" y no salí a trotar hasta que me viera el fisio, por lo que estuve 5 días sin trotar. Antes de ir a la ultra yo sabía que tenía una contractura en el cuadriceps izquierdo, ahora además de esa, que aún ni ha habido tiempo de tratarla, tenía cuatro contracturas importantes en los sóleos de la pierna izquierda y dos en el femoral también de la pierna izquierda. Sí, seis contracturas nuevas. Según mi fisio estas contracturas habían tenido al tibial anterior (por la espinilla) muy, pero que muy, tenso y ese era el dolor de la rodilla que notaba en la carrera. Que había hecho muy bien en retirarme ya que con esa tensión que estaba soportando el tibial, cualquier tropezón o torcedura que en circusntancias normales no pasaría nada, en esas circustancias se podía haber complicado. El llegar a 200 km en este mes ha sido por hacer las tiradas largas suaves que tocaban, ya que en abril tenía dos ultras, las dos puntuables para la LRU y además tenía ya en mente no cagarla en la 101 ya que con un abandondo por año creo que es bastante.

Listo, resumiendo mucho: desde enero mi planificación se ha ido al garete y estoy intentando salvar los muebles como puedo para la 101.

Mi plan es conseguir hacer 12 salidas mes, pero sé que es difícil. Para ser sincero, estoy en un momento que el entreno ha pasado a segundo plano por motivos personales y hasta que no salga de este pequeño bache creo que conseguir las 12 salidas va a costar. Tras la 101, si la acabo como quiero, toca cambiar el enfoque. Mi idea es meter más intensidad, volver a lo que estaba empezando a finales de año, y centrarme en hacer alguna popular y una media en diciembre. Por medio toca hacer una carrera más de la LRU que quiero hacer porque es la que me falta para conseguir una sudadera, ya que a quien sea finisher de Acinipo, Hole y Hagua (la que me falta y es en octubre) le regalan una sudadera, y la verdad es que me hace ilusión.

martes, 15 de marzo de 2016

Penar por un abandono

Aún no he puesto el resumen de kilómetros de febrero y tardaré, pero en resumen es lo mismo que enero salvo que en febrero todas las salidas fueron de cuestas.

Hoy es 15 de marzo ya hace 10 días del abandono en la Ultra Sierras del Bandolero (UTSB) y esta carrera me ha aportado una nueva experiencia como corredor novato y es el abandonar y lo más duro, penar por el abandono. No era el momento de intentar la machada de seguir, ni físicamente ni por las circunstancias familiares pero eso solo lo ví allí en carrera, ya una vez en el coche de los retirados sabía que esta retirada sería difícil de asumir.

Diez días. Algunos detalles me hacen ver que no estuve muy equivocado...la contractura del cuádriceps, la tensión que tengo en el tibial anterior (que era esa rigidez de rodilla que notaba y me preocupaba) y en el femoral, el "gracias" de mi hija cuando me vió llegar el sábado siendo de día...pero a día de hoy estoy enfandado conmigo mismo, realmente si este fuese mi diario personal pondría lo que de verdad me pasa por la cabeza, pero al ser un blog abierto al público debo de conformarme con decir eso;  estoy muy enfadado conmigo mismo.

Hace relativamente poco intenté animar a un corredor que se había retirado de una ultra diciéndole que quizás con esa retirada había avanzado como corredor de ultrafondo ya que se había demostrado lo más importante, que tenía la cabeza bien amueblada para saber cuando había que retirarse y que eso quizás sería lo primero que debería tener alquien que se plantea hacer una ultra. Que fácil es ver la paja en ojo ajeno, porque a día de hoy estoy muy cabreado, queda un año por delante quizás dentro de poco ni me acuerde de esta ultra, quizás dentro de poco haya incluso dejado esto de correr o quizás no. El año pasado tardé dos semanas en darme cuenta que tenía que volver a los 101 y acabarlos de nuevo pero de forma diferente, la UTSB supe que tenía que volver  a hacerla el mismo día del abandono, pero esta ultra es diferente además de la parte física-psicológica inherente a una ultra, tengo que contar con el beneplácito de mi familia para poder ponerme en la línea de salida el año que viene, esta ultra tiene demasiados flecos que atar para poder asegurar que estaré allí en 2017. Lo que si puedo decir a día de hoy es que ya he alcanzado una nueva etapa de aprendizaje en esto de ser un corredor novato: penar por un abandono.

El aprendizaje es doble, por un lado sabes que llegado el momento sabrás dar un paso atrás y decir "aquí me quedo" pero por otro lado tambien sabes que viene después de ese abandono, ese "penar", y tú y solo tú tendrás que decidir en ese momento de la carrera que es lo correcto, aunque, como ya he dicho muchas veces, yo solo soy un corredor novato y creo que por eso me hago estas pajas mentales porque cualquier corredor experimentando acabaría con esta tontería de forma muy rápida con la siguiente frase "carreras hay muchas rodillas solo estas"

miércoles, 9 de marzo de 2016

Perder el norte

Esta entrada es personal y hablaré poco de correr así que si no eres muy amante de la lectura puedes saltartela, yo necesito escribirla para más adelante volver a ella para analizar qué pasó.

En mayo del 2015 me presenté en la salida de La 101 de La Legión (aquí crónica) tras haber tenido una pequeña lesión en la pierna izquierda que me había fastidiado bastante el entreno, vamos, que no iba muy bien preparado para la prueba.

Tuve tres problemas durante la carrera: una ampolla, un escaldado en la entrepierna y un dolor importante en los hombros. Para hacerte una idea diré que del escaldado me hice fotos para tenerlas pero de la ampolla del pie no, ya que no quería tener esa imagen, quería borrarla incluso de mi cabeza, luego he leído crónicas de otros marchadores con los mismos problemas y que fueron al médico por lo de la ampolla. Yo ni sabía que había que ir al médico, mi mujer me hacía las curas con betadine y "palante".  Del dolor de hombros, que decir, pues que sigo con molestias, el dolor fue a más, cuando cogía a mis hijas en brazos se me quedaba dormido el brazo izquierdo, si hacía pesas se me quedaba un hombro mas alto que otro...esto si tuve que tratarmelo y ya está casi listo.

¿Por qué cuento los problemas que tuve? pues por que son parte de la explicación de "como se pierde el norte"

Al llegar a meta en la 101, fuí arrastrándome hasta el pabellón, me duché como pude, recogí mis cosas y a unos cien metros de la salida del pabellón me senté en la acera y llamé al grupo con el que había venido en coche para que me recogieran porque yo era incapaz de llegar andando hasta donde ellos estaban. Mientras esperaba en la acera y miraba la medalla de finisher, tenía claro una cosa: JAMAS volvería a hacer esta prueba.

Los primeros días después de la carrera, me pasaba que me emocionaba al ver el atardecer, otras veces me sentaba en el sofá para que mi mujer me hiciera la cura del pie y mi cabeza volvía a la carrera y cuando regresaba a la realidad tenía la piel de gallina. Tardé dos semanas en darme cuenta de lo que pasaba: aunque había terminado la carrera no me gustaba como había sido, tenía una cuenta pendiente con la 101. Dicen que la carrera te pone en su sitio y yo no estaba conforme con el sitio en el que me había puesto, no lo digo por el tiempo que tardé (que también me gustaría bajarlo) si no por lo que pasé en carrera.

Bueno, pues ya estaba todo dicho a las dos semanas ya había decidido que volvería a hacer los 101 lo hablé con mi mujer y lo siguiente era como conseguir volver a correrla, porque esta carrera tiene una pega muy importante y es que hay 4 aspirantes por plaza y al final es la suerte al pulsar un boton del ratón un sábado a las diez de la mañana la que dice si entras o no. Debido a que eso de dejar a la suerte mi participación en la carrera no me convencía mucho, empecé a buscar información y resultaba que había una segunda forma de entrar...había una liga de ultrafondo llamada Liga de Ultrafondo Rondeña (LRU), la 101 era una de las carreras de esa liga y se reservaban 100 plazas para los primeros 100 puestos de la liga, puestos de la general tanto hombres como mujeres. Fue ahí donde comenzó la perdida del norte.

Ya tenía mi "plan B", es decir, evidentemente haría la incripción e intentaría conseguir plaza el sábado a las 10 de la mañana, pero por si no lo conseguía haría todas las carreras de la liga para ir puntuando. Para puntuar tenía que entrar entre los 200 primeros. Esto redefinió toda mi temporada, ya no haría la media de Jerez ni la maratón de Sevilla, me centraría solo en las carreras de la LRU, al final también caerían algunas carreras más de regalo.

Y así fue como un corredor novato de los que en las carreras van en el furgón de cola, le dió por perder el norte y hacerse todas las carreras a las que pudiese ir de la LRU para ir sumando puntos con idea de entrar en la 101.  Ahora pasaré a hacer un resumen de como fue esa aventura, la aventura la cuento desde noviembre de 2015 que es donde hice la primera prueba de la liga (cómo perdimos el norte de mayo a agosto preparando el Maratón de montaña de Jarapalos donde al final no fuímos, en este caso el grupo trail, es para otra entrada), si pinchas sobre el nombre de la carrera irás a la crónica, unas veces la crónica de este blog y otras del blog del grupo de trail.

1ª Carrera: V marcha Cueva del Gato (10 de octubre de 2015)

44km y 1900 metros de desnivel positivo (6h 32 min)
Esta era la primera carrea de la liga, puntue y las sensaciones fueron buenas.


60 km y más de 1600 metros de desnivel positivo (10h) de esta carrera no puedo conseguir el perfil. Esta carrera me sirvió para darme cuenta de todo lo que me quedaba de recorrido si quería acabar el reto de la UTSB de 155km en el que me había embarcado.


22 km y 1400 metros de desnivel positivo(3h 32min)

Esta carrera no formaba parte de la liga, era "por gusto" ya que era una carrera que sabía que iba a estar bien y era un buen entreno.

4ª carrera: IV Trail Acinipo Ronda (31 de enero de 2016)

41 km y algo más de 1500 metros desnivel positivos (5h 32min)

 Aquí empezó el declibe, en enero por motivos personales apenas había entrenado lo planeado, llegaba muy flojo a esta carrera y sufrí mucho para acabarla. La presión de acabarla dentro de los 200 primeros para puntuar también me pudo. No la disfruté y me dí cuenta de que el pinchazo de kilómetros de enero a la hora de entrenar me iba a pasar factura, esta carrera fue donde me reafirmé en que el año 2017 debía ser de carreras cortas.

5ª carrera: VIII CxM Calamorro (21 de febrero de 2016)

16,1 km y algo más de 1100 metros de desnivel positivo, 1250 según nuestra aplicación. (2h 52min)

Otra carrera fuera de la liga pero que también estaba claro que la tenía que hacer este año. Carrera que me confirmó que el año 2017 iría por carreras como esta ya que llegué a meta con una sonrisa de oreja a oreja.

6ª Carrera: I Desafio Las Cumbres (27 de febrero de 2016)

Recorrido de 30 km con algo más de 1200 metros positivos.
Carrera en donde tuve la oportunidad de probar el chubasquero y las mallas que me había comprado de cara al reto de la UTSB, en esta carrera me llovío, nevó y granizó, y como me había ido bien y había disfrutado fué un soplo de aire fresco en mi moral, que no estaba pasando por el mejor momento.

7ª Carrera: V Ultra Trail Sierra del Bandolero Larga (4 de marzo de 2016)

En esta carrera abandoné en el kilómetro 65 así que aunque el perfil de la carrera es este:

 Yo me quedé en el Ronda Avituallamiento A7 donde según mi aplicación llevaba 65 km y 3300 metros de desnivel positivo en 15h 25 minutos Y me ha dejado muy tocado mentalmente por el hecho de abandonar.

Si miras un calendario verás que las últimas tres carreras han sido a una carrera por fin de semana. Ahora me toca la última oportunidad de puntuar antes de la 101 pero la siguiente carrera es de esas en que con acabar ya tengo suficiente.

8ª Carrera: XII Homenaje a la Legión, HOLE (2 de abril de 2016)

Esta última carrera es de 54 km y aún no tengo muy claro cuantos metros de desnivel positivo.

(Actualización tras la carrera) Al final fueron 55 km y 1670 metros de denisvel positivo en 8 h 34 minutos, como me imaginaba fue imposible entrar dentro de los primeros 200 puestos y por el kilómetro 35 sufrí un golpe de calor que me hizo tomarme los últimos 20 km a ritmo tranquilo andando con los palos.



Bueno, esto es por lo que llamo a esta entrada "Perder el norte", falta hacer el resumen de kilómetros de febrero pero puedo avanzar que ha sido peor que enero. A ver si en marzo levanto cabeza y termino esta carrera de Abril en condiciones.

jueves, 4 de febrero de 2016

Enero 2016

Enero 2016
125,5 km y 3050 metros de desnivel positivo

En total han sido 8 salidas y una maratón trail.

Las 8 salidas:

- 3 de carrera suave y unos 8 km cada una
- 3 de cuestas: todas en la misma zona es subir y bajar una cuesta de 500m un día 6 veces y las otras dos 9 veces
- 2 tiradas largas de 12,5 cada una, aquí ha venido uno de los pinchazos en kilómetros del mes ya que deberían haber sido tiradas de, al menos, 20 kilómetros cada una pero no estaba ni con cuerpo ni con ganas.

No he hecho ninguna sesión de series este mes, pero es que desde principios de enero arrastro molestias, como siempre, en la pierna izquierda y no quería forzar hasta ir al masajista. Fuí a mitad de enero y me dijo que no veía lesión pero si sobrecarga, entonces llegó la segunda semana de enero donde por problemas personales lo que menos he pensado es en correr, me pasé una semana en blanco y ya luego hice dos salidas, las dos de cuestas, ya que venía el maratón trail y quería meter algo de desnivel.

Este mes tenía pensado hacer 190 km y he hecho 125 lo que hace un pinchazo de 65 km en la previsión, no hay que olvidar que mi objetivo es el Ultratrail Sierra del Bandolero de 155km en 40 horas que tengo el 4 de marzo. Su página web tiene un contador de días restantes y cada vez que entro me entran ganas hasta de vomitar, pero como ya he dicho en varias ocasiones estoy haciendo lo que puedo y no lo necesario para acabar esta prueba, eso ya me está avisando de que es muy posible de que sea incapaz de acabar la prueba pero aún así iré a ver hasta donde llego.

El trail que he hecho es el IV ACINIPO, la crónica la he colgado en la web del grupo trail me habría gustado hacer una más personal para mi blog pero sigo sin tener tiempo. El resumen del trail sería que fuí sin estar bien preparado para hacerlo corriendo y sin embargo intenté hacerlo corriendo, el resultado fue que la carrera se me hizo muy dura desde el kilómetro 30 y tuve mucho tiempo para pensar y reafirmarme en mi idea de que a partir de mayo de este año se acabó esto de hacer tantas ultras. Haré al año una sola ultra y un solo maratón trail y si cuadra, quiero centrarme en carreras mucho más cortas y más cercanas a casa de forma que pueda ir con o mi familia o, al menos, que antes de comer esté en casa. Desde que hice la 101 el año pasado se me ha ido de la mano esto del trail y sin tener una base sólida me he metido en bastantes carreras duras, realmente eso estaba previsto ya que quería demostrar que se pueden hacer con mi poca base si se va a acabarlas sin fijarse un tiempo a trote muy suave o a marcha, pero ahí está el problema que luego voy a la carrera y en vez de quedarme en el grupo de atrás con los marchadores que van a hacerla con esa filosofía de disfrutar del camino, me pongo a correr como si estuviese preparado para eso.

Siempre digo que la fecha para dejar las ultras es mayo y es que en mayo es la 101, no he conseguido plaza pero estoy en la reserva en una posición con posibilidades pero que si entro será casi a finales de abril, por lo que tendré que seguir preparándola por si me dan plaza. Ya tras mayo tocará redefinir esto de correr.